miércoles, 13 de junio de 2012


Caos, destrucción
Nosotros
Nuestros cuerpos entrelazados
Carcomiéndonos a besos
Mordiéndonos lentamente el alma
Rasgando nuestros labios
Lamiendo cada rincón de nuestro odiado deseo.

Te eriges, fuerte
Y la vida emerge
Con cada gota de sudor
Que recorre nuestra piel.

Es un inicio y un fin,
Una marca indisoluble,
Una mancha en el papel
Que busca imprimir esta contradicción,
Esta constante silenciosa,
El aceptar tu juego.

Volver a sentir el universo nacer en un espasmo
Observar la destrucción a través de tus ojos
Escuchar la creación en nuestros gemidos
Y tener la certeza de que este caos es necesario.
Por lo menos para que otra vez
Las letras vuelvan.

No hay comentarios.: