miércoles, 15 de agosto de 2012

Con suerte distingo los colores que me rodean.
De pronto, todo se ha volcado a tintes grises, mientras los recuerdos aparecen como películas viejas, como flash backs mal compaginados.
Sucesión de imágenes, palabras, promesas. 
Uno que otro beso, una que otra sonrisa.

Creo que hubo un error en la edición, quien debía pegar estos recuerdos cometió el imperdonable error de solo dejar lo bueno. 
Imperdonable, porque por más que busco no logro odiarte.

Paso una y otra vez por los rincones
tratando de encontrar los colores perdidos,
el hilo conductor de este film
viendo de lejos
convirtiéndome en alguien que no soy
llenándome del blanco, negro y gris
siendo un absurda imagen
un plagio.

Y pienso, desvarío
camino por los pasillos imaginarios
revisando puertas y habitaciones desoladas
esperando ver el vuelco en esta trama.